El INTA, en camino a conocer más a fondo el Bonarda local

l INTA está investigando el cepaje bonarda para conocer su composición química detallada y las características organolépticas de sus vinos, así como analizar el impacto en la calidad química y sensorial del producto final, de diferentes factores como el origen geográfico y la aplicación de ciertas herramientas vitivinícolas.

El trabajo expuesto por Martín Fanzone, investigador del INTA, en el marco del IV Concurso Bonarda Argentina, es un proyecto multidisciplinar, generado desde INTA y cofinanciado por Coviar. Para su desarrollo colaboran la Asociación de Cooperativas Vitivinícolas y los Centros de Desarrollo Vitícola, con el aporte del material vegetal para el estudio.

Consultado sobre el tema, Fanzone -quien se desempaña en el Laboratorio de Aromas y Sustancias Naturales de la EEA Mendoza INTA- explicó que llevan dos años de investigación de un proyecto que durará 5 años.

“Lo que en el fondo se busca con este proyecto -afirma Fanzone- es valorizar el varietal Bonarda, el segundo varietal más importante en Argentina luego del Malbec, dentro de las variedades tintas. Nos impulsa el posicionamiento que puede llegar a obtener a nivel mundial, sobre todo por la ventaja competitiva de ser nuestro país el lugar donde más se produce Bonarda en el mundo”.

Fanzone amplía diciendo que “el hecho de conocer la influencia que puede tener la zona de cultivo y ciertos manejos significaría lograr potenciar la calidad de este producto, al acceder al conocimiento de cómo realizar diferentes estilos de vinos en las localidades en las que se cultiva el cepaje. De esta manera, finalmente se podría contar con una carta de vinos Bonarda, que sea compatible con los otros varietales que ofrece Argentina en el mercado nacional y mundial”.

La variedad bonarda se encuentra principalmente en la provincia de Mendoza, alcanzando aproximadamente el 84% nacional. La primera etapa de este estudio del INTA fue exploratoria, para conocer la distribución dentro de Mendoza.

De los casi dos años de desarrollo del proyecto “los resultados preliminares -señala Fanzone- muestran diferencias claras, entre distintas localidades, en la composición química general y en parámetros individuales que apuntan a ciertos atributos de calidad”.

Agregó: “Por lo tanto esto nos está indicando la premisa de obtener diferentes materias primas que pueden ser utilizadas para diferentes estilos y gamas de producto”.

Bonarda para todos los gustos

El ensayo se realizó durante la temporada 2016 en viñedos comerciales bonarda implantados en 16 regiones vitícolas de Mendoza, Argentina. Los vinos obtenidos fueron sometidos a la determinación de parámetros analíticos generales (acidez total, ácidos orgánicos, pH, acidez volátil, alcohol, azúcares reductores), parámetros fenólicos globales (fenoles, taninos y antocianos totales, pigmentos poliméricos y parámetros de color), compuestos fenólicos individuales, compuestos odorantes volátiles, y a un análisis sensorial descriptivo a través de un panel de jueces entrenados.

En general, los vinos evaluados presentaron niveles similares de los parámetros analíticos generales, destacándose la zona de El Peral y La Arboleda (Tupungato), con vinos de menor contenido de alcohol y pH, y mayor acidez respecto al resto.

La dispersión observada respecto al pH estuvo correlacionada a los niveles de potasio determinados en las uvas al momento de cosecha, indicando una variabilidad inherente a las condiciones agroecológicas de cada región.

Por el contrario, los parámetros fenólicos globales y de color mostraron diferencias significativas entre las zonas evaluadas, con mayores niveles de antocianos, pigmentos poliméricos y color en los vinos de Tupungato, Maipú y Luján de Cuyo.

Por su parte, el estudio de los compuestos odorantes volátiles (se determinaron 36) mostró diferencias significativas entre las muestras evaluadas.

La zona de Rodríguez Peña, Junín, se caracterizó por presentar vinos con una tasa superior de los distintos grupos químicos evaluados, en tanto los vinos de las zonas de Fray Luis Beltrán, en Maipú; La Palmera y El Plumero, en Lavalle, y La Colonia, en Junín, mostraron los niveles más bajos de ésteres, ácidos y alcoholes, respectivamente.

Finalmente, el análisis sensorial reveló una clara influencia de las condiciones agroecológicas en las características organolépticas de los vinos. Los vinos de Luján de Cuyo y Maipú fueron descriptos como más astringentes y coloreados respecto al resto.

Los vinos de Tupungato y las mencionadas zonas de Lavalle, se caracterizaron por una mayor acidez percibida, aromas balsámicos (eucalipto) y frutados, y un intenso matiz violeta. Por último, los vinos Bonarda de las regiones noreste y sur de Mendoza mostraron menos color y un carácter más herbáceo.

Estas observaciones revelan información inédita sobre la variedad Bonarda, que se verificará en un segundo año de estudio, en el cual se evaluará adicionalmente su comportamiento bajo dos sistemas de conducción (espaldero y parral) en las mismas zonas consideradas.

La caracterización química y sensorial de vinos de la variedad Bonarda-Argentina, de distintas zonas geográficas de Mendoza, permitirá identificar la potencialidad enológica-química de cada zona para la obtención de distintos estilos de vinos destinados a diversos mercados.

Grandes exponentes del cepaje en el IV Concurso Argentino

La planta piloto de vinos del INTA, en Luján de Cuyo, Mendoza, fue el espacio que este año recibió a enólogos, sommeliers, artistas, chefs, periodistas y consumidores que integraron el jurado encargado de evaluar sensitivamente 65 muestras de bonarda.

A través de tales vinos se pudo apreciar la expresión del bonarda en distintos puntos del país, ya que participaron muestras de Mendoza, San Juan, San Luis, Córdoba, Catamarca y La Rioja.

Durante dos jornadas (27 y 28 de julio) las actividades giraron en torno a la cepa bonarda, mediante tres paneles distintos de jurados que otorgaron medallas y distinciones, presentaciones de investigaciones vitícolas a cargo del INTA y eventos artísticos y culinarios alusivos.

En relación a la modalidad de concurso, desde Altos del Vino, la organizadora, Claudia Corín, señaló que “sigue siendo la premiación la mejor forma de homenajear a los que crecen en su trabajo”. A

gregó que “el Concurso está destinado a continuar difundiendo y comunicando los vinos bonarda en todo el mundo. Por eso, parte del jurado son periodistas y consumidores que escriben sobre la industria”.

Fuente: http://www.losandes.com.ar/article/el-inta-en-camino-a-conocer-mas-a-fondo-el-bonarda-local

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s