El sacacorchos: 8 tipos y recomendaciones

El sacacorchos es, sin duda alguna, un elemento imprescindible en la vida de cualquier winelover del que ya hablamos acerca de cómo usarlo. Este accesorio del vino tan simple tiene múltiples versiones que se adaptan en función de nuestros gustos o habilidad. ¿Quieres saber cuántos tipos de sacacorchos hay en el mercado? ¿Cuál es el sacacorchos perfecto para ti? Te explicamos todo para que puedes elegir el mejor abridor en función de las circunstancias y necesidades.

El sacacorchos de 2 tiempos

¿Para quién? Este tipo de abridor de vino es el más frecuente entre profesionales por su fácil uso y precisión y entre aficionados con cierta experiencia.

Características: Como su nombre indica hacen falta dos pasos de apoyo para poder abrir la botella de una forma sencilla. Su tamaño es pequeño y además viene equipado con un pequeño cortacápsulas, lo cual le hace perfecto tanto para portar como para guardar en nuestros cajones.

Puntos fuertes: Es de uso sencillo y preciso.

Puntos débiles: Su uso para principiantes puede parecer complicado.

De Alas

¿Para quién? El sacacorchos de alas es, probablemente, el más habitual en nuestros hogares. Su uso está extendido entre aquellas personas que necesitan un punto de apoyo desde el comienzo.

Características: Su diseño nos permite abrir una botella sin necesidad de tener mucha habilidad ni fuerza. Como pega, podríamos decir que ocupa demasiado espacio en comparación con otros sacacorchos como el de dos tiempos.

Puntos fuertes: Es el más habitual por lo que su uso es uno de los que más acostumbrados estamos.

Puntos débiles: Ocupa (relativamente) mucho espacio.

En forma de T

¿Para quién?: Para los más clásicos y sobre todo, para personas con mucha fuerza y habilidad.

Características: El sacachorchos en forma de T es el de diseño más simple y a su vez menos práctico para su finalidad. Este abridor no consta de ningún punto de apoyo por lo que el corcho hay que sacarlo a base de fuerza a pulso,  lo que desemboca en muchas roturas de corchos. Actualmente existen muchos abridores de este tipo con diseños modernos y llamativos.

Puntos fuertes: Encontramos multitud de sacacorchos de este tipo con diseños atractivos.

Puntos débiles: Su uso es complicado y requiere de habilidad y fuerza.

De Rosca

¿Para quién?: Este sacacorchos resulta ideal para los principiantes o para personas que no se acostumbran al uso de los abridores anteriormente mencionados.

Características: Su uso es muy muy sencillo, ya que solamente deberemos girar la pieza superior en la misma dirección hasta que el corcho salga de la botella. Este tipo ocupa espacio al igual que el de alas y su precio suele ser elevado.

Puntos fuertes: Es de uso muy sencillo y práctico.

Puntos débiles: Ocupa bastante espacio. Su elevado precio.

El sacacorchos de láminas

¿Para quién?: Para amantes de vinos de guarda ya que permite sacar el corcho sin dañarlo.

Características: Este tipo de abridor es el más complejo de todos y el que requiere de más habilidad. Se usa introduciendo las láminas entre el cuello de la botella y el corcho, pudiendo sacar el corcho intacto sin realizar ningún agujero. Se suele emplear en botellas con el corcho estropeado aunque se corre el riesgo de introducir el corcho hacia el interior de la botella.

Puntos fuertes: Nos permite extraer el corcho de botellas de guarda o con el corcho estropeado de forma correcta.

Puntos débiles: Requiere de mucha habilidad y práctica. Puede hacer que se nos “cuele” el corcho hacia dentro de la botella si no lo realizamos con cuidado.

Eléctrico

¿Para quién?: Para aquellas personas que quieren abrir sus botellas sin complicaciones.

Características: Este tipo de sacacorchos no requiere ni habilidad ni fuerza al ser eléctrico. Tan sólo hace falta colocarla en el cuello de la botella y accionarla hasta que el corcho esté fuera de la botella.

Puntos fuertes: Es de uso muy sencillo, no hace falta tener conocimientos ni habilidad.

Puntos débiles: Es necesario tener batería o pilas para su funcionamiento.

Sacacorchos de palanca

¿Para quién? Este otro tipo de abridor es uno de los preferidos por las personas que se inician por su facilidad de uso.

Características: Hay que colocarlo alrededor del cuello de la botella y accionar la palanca hacia abajo para introducir la espiral y hacia arriba para sacar el corcho. Resulta muy útil cuando nos estamos iniciando pero ocupa demasiado despacio una vez nos vamos familiarizando.

Puntos fuertes: Uso muy sencillo y preciso.

Puntos débiles: Una vez nos vamos familiarizando resulta incómodo por su tamaño.

Sacacorchos de aire comprimido

¿Para quién?: Para aquellos que deseen métodos diferentes que no requieran demasiada habilidad.

Características: El sacacorchos de aire comprimido es el de uso menos extendido. El mecanismo consiste en la inyección de un aguja a través del corcho y bombear para introducir aire hasta que el corcho salga de la botella. No se emplea mucho ya que puede remover sedimentos y/o alterar el vino al introducir el aire.

Puntos fuertes: No hace falta habilidad ni fuerza.

Puntos débiles: Puede remover sedimentos y alterar el vino.

Fuente: http://noticias.winetoyou.es/el-sacacorchos-tipos-y-caracteristicas/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s