¿Sabías que el vino se enferma? Acá te cuento algunas alteraciones que se consideran defectos

Por: Paulina Monarrez Córdoba

Como todo en la vida, hay contrastes. En una relación no todo es miel sobre hojuelas, siempre habrá discusiones y malos entendidos, pero también habrá reconciliaciones y grandes momentos, en el mundo del vino también se dan estos fenómenos: vinos con grandes características en color, sabor y aroma, que pueden verse afectados por defectos y enfermedades causados por agentes externos, haciendo del vino una bebida no tan agradable ni exquisita.

Los defectos y enfermedades se pueden distinguir notoriamente a través de la vista y olfato, en el caso del gusto, habría que probar el vino y constatar dichos defectos. Me parece interesante e importante hablar de las bondades, propiedades y características del vino, pero también es de gran relevancia destacar los defectos y enfermedades que pueden atacarlo.

Tomar un vino en mal estado puede ser dañino para el organismo y en ocasiones mortal. La siguiente terminología te ayudará a saber a qué se refiere un sommelier, enólogo o alguna persona apasionada del vino cuando te diga que el vino está picado,  tiene olor a corcho o está azufrado.

Tipos de defectos y enfermedades

Olor a corcho

Se dice que tiene olor a corcho cuando se presenta una reacción química de los componentes orgánicos con elementos como el cloro que se da por el lavado del corcho o toneles. También se puede originar este olor por la descomposición de algunos componentes derivados de la utilización de pesticidas con que se tratan las maderas de las estructuras. La recomendación: cambiar al acero inoxidable.

Agrio o con acidez volátil

Posee un olor a vinagre, agrio y posee un sabor débil. Posee el aroma del vinagre. Aparece en los vinos que quedan expuestos al oxígeno durante mucho tiempo, esto se debe a que no se cerraron bien o se guardaron de pie, lo que hace que el corcho se seque, se contraiga y permita una micro oxigenación.

Azufrado

El olor se asemeja al de una cerilla cuando se enciende, en cuanto al sabor, proporciona sequedad y picor

Reducido

Presenta un olor a huevos podridos, a ajo o a vegetales en descomposición.

Oxidado o ajerezado

Está oxidado porque cuenta con exceso de oxígeno. Es un vino con aroma rancio y apagado, con color marrón en la mayoría de los casos. Si el vino está en contacto directo con la luz es posible que presente oxidación.

Maderizado

Se da por una excesiva guarda en roble. En vinos tintos el defecto se muestra porque el vino tiene poco brillo, tiene un color marrón con olor débil y corto, y su aroma es agridulce. En un vino blanco lo puedes percibir porque su color también es más oscuro que lo habitual, tendrá un aroma sin muchos atributos y su sabor será algo acidulado.

Picado o avinagrado

Se desarrolla en la superficie del vino al contacto con el aire, formando una película de color blanco que con los días se torna rosada y se sumerge en el mosto restándole alcoholes y otorgándole acidez volátil.

Enfermedad flores del vino

Se forman redondeles grisáceos o rosados según el color del vino. Produce la total oxidación del alcohol y una pérdida total de los sabores y aromas. Esta enfermedad se presenta en vinos jóvenes de bajo tenor alcohólico y de débil acidez.

Enfermedad del tornado o de la vuelta

Descompone diversos componentes del vino como los azucares, glicerina, taninos y en especial el ácido tartárico. Los vinos se enturbian y se tornan achocolatados volviéndolos desagradables, se nota el desprendimiento de gas carbónico, sus causales: vendimias en mal estado o dañadas por el granizo.

Enfermedad de la manita o agridulce

Se produce en vinos cuya fermentación se detiene por falta de acidez, produciendo un sabor agrio y dulce a la vez. Esta enfermedad se presenta más en vinos tintos que en blancos.

Gusto metálico (hierro, zinc, cobre)

Estos aromas y sabores se deben a que el mosto o vino estuvo en contacto con algún elemento metálico, como tachos de cosecha, cangilones de cintas transportadoras, tanques de hierro mal revestidos, y que el ácido del vino disuelve, lo que le brinda sabores amargos.

 

 

 

http://revistaelconocedor.com/defectos-y-enfermedades-del-vino/Fuente:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s