2 de Volátil Relatos

Mecánico portugués inventa motor que funciona con vino tinto

Manuel Bobine, mecánico de profesión desde hace 40 años, inventó el primer motor de combustión del mundo propulsado por… vino tinto. Este portugués quiere acabar con los residuos y reducir la dependencia de los combustibles fósiles.

Manuel Bobine, nacido en Vila Alva, en el municipio de Beja, es el hombre del momento. Durante más de 40 años, en el taller «Bobine & Filhos Lda.», ha estado manteniendo los vehículos e implementos agrícolas de este tranquilo pueblo del Alentejo.

Pero Manuel Bobine no es solo mecánico, es autodidacta. Interesado en áreas de conocimiento tan diversas como la astrofísica, la mecánica, la agricultura y la química, desarrolló el primer motor de combustión para vino tinto del mundo.

Hoy cumple 50 años y cumple 40 años de profesión – iniciándose desde pequeño en el taller de su abuelo … – Manuel Bobine finalizó lo que considera el “proyecto de su vida”. Fueron 10 años de trabajo dedicados al desarrollo de una tecnología que tiene como objetivo liberar a Portugal de los combustibles fósiles.

Vino tinto, el biocombustible portugués

La Unión Europea tiene límites muy estrictos sobre la cantidad de vino que se elabora año a año y el exceso de producción no se puede vender al público. Fue en este reglamento europeo donde Manuel Bobine vio su oportunidad.

En declaraciones a Razão Automóvel, este mecánico de Alentejo reveló sus motivaciones:

La lucha contra el despilfarro debe ser una prerrogativa de todos. Utilizar los excesos de la producción de vino para que Portugal se moviera fue mi mayor motivación.

Cómo funciona esta tecnología

Basado en el motor de un Renault 4L, Manuel Bobine comenzó a trabajar en la conversión de un motor de gasolina (ciclo Otto) en un motor de combustión de vino tinto.

La elección del modelo francés se basó en tres factores, “en primer lugar, su sencillez mecánica. La ausencia de electrónica compleja me permitió cambiar el punto de encendido del motor a las necesidades del vino tinto, y la abundancia de piezas me permitió cambiar varios componentes sin gastar mucho dinero, hasta que encontré la carrera y la relación de compresión ideales para este combustible.”

El trabajo más complejo se reveló a nivel de carburador. “Al igual que ocurre con el consumo humano, es necesario dejar respirar el vino para extraer todo su potencial. Por eso adapté una resistencia similar a los motores diesel: el coche sólo arranca después de que el vino respire en las cubas del carburador ”. Según Manuel Bobine, este proceso permitió aumentar la potencia del motor en un 20% y reducir las emisiones en un 21%.

Dos años más para entrar en producción

Por ahora, el principal obstáculo de esta tecnología es la caída del rendimiento debido al vino. Según Manuel Bobine, el vino es un excelente combustible, pero tiene una gran variable: la graduación alcohólica.

El contenido de alcohol no solo interfiere con el sabor del vino, también interfiere con su desempeño. En este sentido, los vinos licorosos son los que tienen mejor rendimiento, pero peor comportamiento medioambiental.

Se debió principalmente al problema ambiental que la elección final recayó en el vino tinto. Las variedades de uva, el período de crianza en barricas y la región vitivinícola son factores que no importan tanto, lo que permite recurrir a la producción de vino como combustible en varios puntos del país.

Manuel Bobine cuenta ahora con la ayuda de su hijo, Francisco Bobine, que se dedicó en su tiempo libre a la reprogramación de las unidades de control de motores diésel, para adaptar la mecánica moderna a este combustible.

Si logramos que la unidad de control del motor sea capaz de analizar la graduación alcohólica del vino, podremos realizar las mezclas que entendemos en el depósito, porque la gestión electrónica del coche se adaptará.

Para Manuel Bobine, este trabajo tuvo una doble satisfacción, “logré no solo encontrar una solución al desperdicio de vino sino que también logré convencer a mi hijo de que abandonara la reprogramación amateur de motores diesel.»

Ahora bien, ¿realmente es cierta esta noticia? Hasta no subirme a este auto, ver como descorchan un «Pablo Ponce cosecha 2009 con 12 meses de crianza en barricas de roble francés», me costará creerlo. De todas formas si algo intento hacer en este blog es replicar historias que nos generen algo, y esta es una de ellas que es diga de algún compilado que nos saque, por lo menos, una sonrisa.

Fuente consultada: https://www.razaoautomovel.com/

Acerca de Pablo Ponce

Pablo Ponce Tiviroli. 38 años. Enólogo egresado de la Facultad Don Bosco, año 2007 (Mendoza). Comunicador de vinos desde 2011. Trabajé en el sector técnico desde el 2005 hasta el 2013 inclusive, en bodegas como La Rural, Familia Zuccardi, Escorihuela Gascón y Finca La Celia. Siempre me gustó escribir y comunicar. Mis conocimientos técnicos en la enología me permite tener las herramientas para hacerlo de forma didáctica y sencilla con el objetivo de atraer nuevos consumidores al mundo del vino. Docente presencial y virtual. Me apasiona enseñar sobre todo lo que tenga que ver con la enología. Co - propietario de HUMO Contenidos, una agencia de comunicación fundada en 2015. Instagram: @pabloponcetiviroli e-mail: pablo.e.ponce@gmail.com

1 comment on “Mecánico portugués inventa motor que funciona con vino tinto

  1. Sergio Tejada

    Muy interesante en el campo de la biotecnología, el vino es tan noble que se diversifica su función: cosmética, maridaje, literario, artes (pinturas en vino), operas (La Traviatta) spa en belleza, en la salud medicina y ahora en el campo de la biotecnología, felicitaciones.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: